Amarengo

Articles and news

Spartan Krypteia: Una Forma de Antigua Guerra de Guerrillas

Los eruditos modernos han debatido la naturaleza exacta de la krypteia espartana, un grupo de jóvenes que vagaban por el campo matando a los hilotas.

Por Brandon D. Ross

La noche todavía estaba, la luna colgando con belleza translúcida en la oscuridad del cielo. Los espectros emergieron sigilosamente de las sombras, descendiendo en picado sobre los desprevenidos campesinos del camino trillado. La luz de la luna brillaba en las hojas de sus dagas, desenvainadas solo en el momento antes del ataque. En cuestión de segundos, los ignorantes campesinos yacían muertos en el suelo. Las formas retorcidas y cubiertas de hombres desaparecieron sin dejar rastro en la oscuridad de las montañas, tan rápida y silenciosamente como llegaron. Eran los krypteia.

Los eruditos modernos han debatido la naturaleza exacta de la krypteia espartana( κρυπτεία), un grupo de hombres jóvenes que vagaban por el campo matando a hilotas. Algunos lo han visto como una forma de educación, otros como una forma de represión. Sin embargo, no muchos eruditos han señalado que la krypteia era una forma de guerra de guerrillas contra la población helot. Los miembros de krypteia no eran, como algunos han supuesto, jóvenes que necesitaban una educación dura y sangrienta o una fuerza de policía secreta. En cambio, eran soldados guerrilleros de élite utilizados para mantener a raya a los helots, y tal vez incluso jugaron un papel en el ejército espartano más grande en operaciones especiales.

Historiografía

Spartan boy es llevado a comenzar su entrenamiento, de la película»300″

Dos escuelas de pensamiento rivales separan la percepción moderna sobre krypteia. Una es la opinión de que el krypteia era esencialmente un brutal examen final para miembros selectos del agōgē, o sistema educativo espartano. Las habilidades aprendidas durante esta espantosa prueba serían utilizadas más tarde en su estilo de vida militarista como hoplitas. Por el contrario, otros estudiosos ven los objetivos educativos de la krypteia como secundarios; más bien suponen que su propósito no es otra cosa que un medio para controlar a la población prófuga a través del terrorismo patrocinado por el Estado. Generalmente, los dos grupos de eruditos reconocen ambos componentes, pero difieren en qué propósito tiene dominio.

Algunos estudiosos sienten que la kripteia era exclusivamente una parte del sistema educativo en Esparta. Por ejemplo, T. Rutherford Harley en 1934 señaló brevemente que hombres jóvenes de dieciocho años de edad se unieron a la krypteia después de un intenso entrenamiento y el agōgē. Esencialmente, la krypteia fue el siguiente paso en la educación espartana según Harley, mientras que en 1956 H. Marrou tomó una postura más fuerte sobre la krypteia al afirmar que «al principio parece haber sido no tanto una expedición terrorista contra los helots como un ejercicio de campaña diseñado para acostumbrar al futuro combatiente a la dura vida de las emboscadas y la guerra. Richard J. A. Talbert, escribiendo más de treinta años después, estuvo de acuerdo con Marrou cuando escribió «el propósito de las miradas probablemente haya sido mucho más para ‘blood’ young Spartiates que para mantener a los helots abajo. Tanto Marrou como Talbert afirmaron que el propósito principal de krypteia era la educación y el entrenamiento para el ejército espartano en lugar de una técnica de supresión.

Sin embargo, muchos estudiosos no han estado de acuerdo con esta evaluación. Preston H. Epps en 1933 reconoció que» la participación en esta práctica inhumana era parte del sistema de educación espartano», pero también declaró que la institución de krypteia era un» sistema de asesinatos organizados » que reflejaba el miedo que los espartanos tenían por los helots. Más recientemente, Paul Cartledge ha atribuido a la opinión de que la tarea de la krypteia «era controlar a los Helots, así como demostrar su preparación para las responsabilidades de la hombría guerrera.»Nino Luraghi también ha visto a krypteia como una forma de terror para mantener a los helots bajo control. Historiadores, como Victor Davis Hanson, han comparado aún más la institución con la Gestapo y la llamaron una forma temprana de policía secreta. Si bien su propósito en el sistema educativo era un componente vital, en su opinión, la krypteia era más importante un método para controlar a los helots a través del terror.

Al considerar la naturaleza de la sociedad krypteia y Espartana, la argumentación de este último grupo parece más convincente que la primera. El entrenamiento, si bien es importante para el ejército, es secundario a las aplicaciones prácticas. Además, si la krypteia era simplemente una parte final de la agōgē, plantea la pregunta de por qué se centró en una forma de lucha no utilizada en la guerra hoplita.

La naturaleza de la Kyrpteia: Confrontando las Fuentes Primarias

Hay muy poco material de fuente primaria explícitamente relacionado con la krypteia. A pesar de la escasez de la evidencia, la mayoría de los eruditos no han disputado la existencia de la institución. Sin embargo, dada la naturaleza de la krypteia, esto no es inesperado. La etimología de la palabra se deriva de κρυπτός, que significa «oculto» o «secreto». Por lo tanto, uno no espera que exista una gran cantidad de evidencia antigua cuando el sujeto por su propia naturaleza es clandestino.

Copia romana de un busto de Platón de Silanion para la Academia de Atenas (c. 370 a. C.) / Museos Capitolinos, Wikimedia Commons

Platón presenta la evidencia más antigua que tenemos sobre krypteia. A través de un Lacedemonio llamado Meguilo en sus Leyes, Platón escribe:

…es el entrenamiento, ampliamente prevaleciente entre nosotros, en la resistencia resistente al dolor, tanto por medio de concursos manuales como de robos llevados a cabo cada vez con riesgo de una golpiza sonora; además, la krypteia, como se la llama, ofrece un entrenamiento maravillosamente severo en la robustez, ya que los hombres van descalzos en invierno y duermen sin cobertores y no tienen asistentes, sino que se esperan a sí mismos y vagan por todo el campo tanto de noche como de día.

Basado únicamente en las palabras de Platón, hay un sentido de que la krypteia era simplemente una forma de duro entrenamiento para los espartanos. Su naturaleza era esencialmente un programa de entrenamiento de supervivencia y guerra montañosa diseñado para aclimatar a los soldados a condiciones implacables y operaciones clandestinas.

El único otro autor que mencionó la krypteia fue Plutarco. El primer caso en el que Plutarco lo mencionó fue en Licurgo:

…Puede ser que Platón también fuera llevado a esta opinión de Licurgo y su constitución debido a la llamada krypteia de los Espartiados, suponiendo que ésta fuera realmente una de las instituciones de Licurgo, como ha mantenido Aristóteles. Su carácter era el siguiente.

Periódicamente, los supervisores de los jóvenes enviaban al campo en diferentes direcciones a los que parecían ser particularmente inteligentes; estaban equipados con puñales y raciones básicas, pero nada más. De día se dispersaban en partes oscuras para esconderse y descansar. Por la noche, se dirigían a las carreteras y asesinaban a todos los que atrapaban. Con frecuencia, también, se abrían camino a través de los campos, matando a los hélices que se destacaban por su físico y fuerza Aristot Aristóteles hace el punto más notable de que inmediatamente después de asumir el cargo, los éforos declararían la guerra a los hélices, para que pudieran ser asesinados sin contaminación personally personalmente, no atribuiría un ejercicio tan asqueroso como la krypteia a Licurgo…

Con Licurgo, la krypteia se desarrolló de una forma de entrenamiento que se encuentra en las Leyes de Platón a una institución centrada en su lugar en matar a los helots. Parte de la razón de esto fue que las Leyes se escribieron alrededor del año 360 a.C. y Licurgo se escribió en el año 75 a. C. Platón y Plutarco también diferían en sus propósitos. Platón escribió sobre las leyes y varios aspectos de la sociedad que influyen en la promulgación de leyes. Sin embargo, la mayoría de las obras de Plutarco, incluido Licurgo, fueron escritas para mostrar a sus lectores los modelos griegos ideales en la historia. Por lo tanto, se espera que las dos fuentes difieran un poco
.

Según Licurgo, los miembros fueron seleccionados por su inteligencia y escasamente equipados; se debe asumir que el ingenio frente a la escasez debe haber sido una virtud para la élite efeboi de krypteia. Durante el día, los miembros permanecerían ocultos y conducirían su terror por la noche. Las incursiones nocturnas son significativas, ya que eran una desviación de la norma; la primera guerra hoplita en Grecia se limitaba a las horas de luz diurna. A veces el asesinato fue al azar, otras veces fue una selección deliberada de hilotas consideradas como la mayor amenaza. Además, los éforos declararon la guerra a los helots anualmente. De esta manera, los ilots podían ser asesinados sin ramificaciones legales o morales: era un acto de guerra. Plutarco dudaba en atribuir una institución tan cruel como la krypteia a Licurgo, pero no cuestionó su existencia. Si hubiera alguna duda sobre su existencia, parecería que Plutarco optaría por dejar de lado los viciosos rumores que rodeaban a su amado Licurgo en lugar de discutir la naturaleza de la krypteia.

Busto de Plutarco en Queronea , su ciudad natal / Foto de Odysses,Wikimedia Commons

Plutarco también menciona a krypteia en sus Cleómenes:

Se mostró como un admirable general en la hora del peligro

Porque Antígono ordenó a sus ilirios y acarnanos que rodearan por un camino secreto y envolvieran la otra ala and y luego llevó al resto de sus fuerzas a la batalla; y cuando Cleómenes, desde su puesto de observación, no pudo ver en ninguna parte los brazos de Ilirios y acarnanos, temía que Antígono los estuviera usando para tal fin.

Por lo tanto, llamó a Damoteles, el comandante del contingente del servicio secreto, y le ordenó observar y averiguar cómo se encontraban los asuntos en la parte trasera y en los flancos de su equipo…

Este extracto de Cleómenes ilustra una aplicación militar de la krypteia que los eruditos apenas han considerado. Cleómenes se enfrentó a un general enemigo que escondió con éxito la ubicación de dos unidades para hacer una maniobra de flanqueo por un camino secreto. Cuando se enfrentó a esta grave situación, Cleómenes recurrió a Damoteles, probablemente a la kripteia en general, ya que Damoteles era su comandante, y le ordenó hacer reconocimiento.

La batalla descrita por Plutarco fue la Batalla de Sellasia en Laconia. Es quizás desafortunado que esta descripción del papel de krypteia en la batalla ocurriera cerca de Esparta. Si la batalla hubiera ocurrido más lejos, sería una fuerte confirmación de la idea de que la kripteia tenía una presencia en el ejército espartano en campaña. No podemos estar seguros de si la krypteia, como unidad, viajó con el ejército espartano al extranjero, dada la falta de pruebas concretas, pero es muy plausible. Habría cumplido una función muy práctica en el ejército más grande debido a su entrenamiento especializado y no convencional para operar de forma independiente y clandestina. Si este fuera el caso, los comandantes espartanos habrían tenido una unidad de élite capaz de llevar a cabo operaciones especiales como reconocimiento (como se ve en Cleómenes), y posiblemente otras funciones, a su disposición.

Puede haber otra fuente primaria que mencionara implícitamente la krypteia. Tucídides escribió en su Historia de la Guerra del Peloponeso:

De hecho, el miedo a su número y su obstinación incluso convencieron a los lacedemonios de la acción que ahora relataré, su política en todo momento se ha regido por la necesidad de tomar precauciones contra ellos. Los Ilotes fueron invitados por una proclamación a elegir a aquellos de su número que afirmaban haberse distinguido más contra el enemigo, a fin de que pudieran recibir su libertad; el objeto era probarlos, ya que se pensaba que el primero en reclamar su libertad sería el más elevado espíritu y el más apto para rebelarse.

En consecuencia, se seleccionaron hasta dos mil, que se coronaron y recorrieron los templos, regocijándose en su nueva libertad. Los espartanos, sin embargo, poco después se deshicieron de ellos, y nadie supo nunca cómo perecieron cada uno de ellos.

Ha habido mucho debate sobre la interpretación y veracidad de este pasaje, pero es ciertamente plausible que, si los acontecimientos realmente procedieran de manera similar a como Tucídides describió, la criptea habría sido la ejecutora. Si hubo un caso en el que Esparta necesitara asesinos expertos en operaciones clandestinas, la krypteia era sin duda la mejor opción disponible para lograrlo. Esto se debió a las diferencias entre la institución de la krypteia y la guerra hoplita.

Guerra montañosa contra Hoplita

El antiguo teatro de Esparta con montañas al fondo / Foto de Nickthegreek82, Wikimedia Commons

El desarrollo de la guerra hoplita en Grecia fue una forma paradójica de luchar según algunos estudiosos. El enfoque en la guerra hoplita era la solidaridad de grupo y la defensa impenetrable en lugar de la movilidad, velocidad y alcance ofensivos; esto hizo que el hoplita fuera un soldado de infantería engorroso, lento pero bien protegido. Cartledge señaló la ironía de que la guerra hoplita, llevada a cabo en tierra nivelada por infantería pesada de movimiento lento, se desarrolló en Grecia, donde la tierra es predominantemente montañosa. Uno esperaría que el énfasis se pusiera en el blindaje ligero, la movilidad y la velocidad para aprovechar el terreno. Para explicar esta paradoja, los estudiosos se han referido a
a la naturaleza agraria de la sociedad griega y a que las batallas se libraban para satisfacer los intereses de los agricultores. La guerra hoplita se desarrolló para proteger la propiedad agrícola de la polis.

Sin embargo, es interesante notar que al menos Esparta tenía un sistema perfectamente adecuado para la guerra montañosa. Los krypteia no tenían la pesada panoplia de blindaje y las grandes y engorrosas lanzas de los soldados hoplitas, pero solo tenían dagas y equipo básico para sobrevivir. Además, no permanecieron en grandes grupos, sino que se dispersaron en el campo. Los hoplitas confiaban en la cohesión del grupo y en el escudo del hombre a su lado para protegerse en el campo abierto. En contraste, la krypteia habría encontrado protección en números más pequeños para ocultarse, mayor velocidad, mayor movilidad y el elemento sorpresa. Los hoplitas lucharon a plena luz del día, mientras que los krypteia se aprovecharon de la cobertura de la oscuridad. En muchos sentidos, la krypteia era diametralmente opuesta a la guerra hoplita. Es fácil inferir que los krypteia utilizaron las defensas naturales del terreno montañoso para ocultar sus posiciones. Sin embargo, esto lleva a un debate sobre si los krypteia pueden considerarse combatientes militares cuando sus métodos difieren claramente de las prácticas militares convencionales.

Esto es Guerra: Declaración de Guerra de los Éforos

Ilustración de Éforos espartanos, de Westermann, Monatshefte, Banda 11 (1861-62), S. 48, Ludwig Löffler, 1862 / Wikimedia Commons

Plutarco declaró que los éforos declararían la guerra a los helots al asumir el cargo. Dado que los éforos eran elegidos anualmente, la guerra abierta contra la población helot se declaraba cada año. Al declarar la guerra, el estado espartano toleró el asesinato de los helots por la krypteia. En términos estrictamente legalistas, matar a un soldado en estado de guerra no es asesinato, a pesar de las obvias consideraciones éticas. Además, en una sociedad conservadora donde la devoción al Estado reinaba por encima de todos los demás valores, el asesinato de los ilotes no solo se consideraba ético, sino que se consideraría un deber al servicio del Estado. Para no matar a los ilotas sería alejarse de sus responsabilidades a Esparta.

Algunos historiadores sostienen que la krypteia fue una forma temprana de policía secreta. Robert J. Bonner y Gertrude Smith afirmaron que los ephors tenían control sobre la policía y que krypteia era una fuerza de policía secreta. Una fuerza policial protege los derechos de los ciudadanos del Estado y mantiene el orden social. Sin embargo, una fuerza de policía no requiere una declaración de guerra ni opera en un estado de guerra. La comparación con la Gestapo nubla aún más el tema. Adolf Hitler nunca declaró la guerra para que operara la Gestapo, aunque despojó de los derechos de los ciudadanos a través de la Ley Habilitante después de llegar al poder en 1933. Si bien Alemania existió durante la mayor parte del reinado de Hitler en estado de guerra, la guerra se declaró contra naciones y nunca se declaró formalmente contra aquellos considerados enemigos del estado nazi, como los marxistas y los judíos.

A través de esta declaración de guerra, la krypteia debe, por lo tanto, considerarse combatientes militares, no una fuerza policial como muchos eruditos han afirmado. Si los ephors no declaraban la guerra a los helots, la krypteia sería considerada una fuerza policial secreta de asesinos asesinos. Sin embargo, al operar dentro de los confines de la guerra, los krypteia eran soldados, aunque no convencionales.

Krypteia: Un Modo Temprano de Guerra de Guerrillas

Una taza de figuras negras laconianas de Rider Painterfeaturing a un miembro del hippeus / Foto de Jastrow, Museo Británico, Wikimedia Commons

Muchos aspectos separan la guerra de guerrillas de las tácticas convencionales. En lugar de unidades organizadas con grandes números para presentar un frente sólido, las guerrillas se forman en células que generalmente son autónomas y de menor tamaño. Las campañas convencionales utilizan un ejército permanente, mientras que las guerrillas llevan a cabo tácticas de ataque y fuga con un tiempo de contacto mínimo con el enemigo y luego se dispersan después del ataque. Además, las fuerzas convencionales requieren líneas de suministro; las guerrillas no. Las guerrillas encuentran una ventaja en terrenos traicioneros, como montañas y follaje espeso, y las fuerzas convencionales generalmente se ven obstaculizadas por ello. La velocidad y el secreto son aún más importantes en las operaciones guerrilleras, ya que carecen del número y las defensas de un ejército convencional.

La lucha de guerrillas se desarrolló como un método para que una fuerza de combate inferior (en términos de número, tecnología militar y logística) dominara una fuerza superior. Tucídides señaló el número superior de los helot con respecto a los espartanos. Las cifras precisas son vagas, pero Heródoto parecía notar una proporción de siete a uno de helotos a espartanos, lo que es una diferencia sustancial. Mientras que los Espartanos tenían armamento y entrenamiento superiores, los números estaban enormemente a favor de los helot. Además, el terreno montañoso de Grecia aumenta aún más la guerra de guerrillas. Las tácticas de la krypteia parecen tener en cuenta este conocimiento. Por lo tanto, es apropiado comenzar a moldear una visión alternativa de la krypteia en una de una fuerza guerrillera.

La krypteia, como se discutió anteriormente, era una fuerza de élite de soldados con armas ligeras enviados a luchar contra los helots utilizando métodos no convencionales. Atacaban tanto de día como de noche, mientras que los hoplitas solo atacaban de día. También tenían muy poco equipo estándar, lo que les obligaría a obtener los suministros necesarios por otros medios. Los miembros de la krypteia se dispersarían por el campo, probablemente en pequeños equipos, en lugar de permanecer juntos como una sola unidad. Además, atacarían objetivos de oportunidad y luego se esconderían usando las ventajas del terreno. La naturaleza de la krypteia no solo coincide con un énfasis en la lucha montañosa, sino que coincide perfectamente con el modelo de la guerra de guerrillas.

También es posible que los militares espartanos tomaran la experiencia de krypteia, adquirida a través de la guerra de guerrillas en los helots, con ellos en campañas. Leónidas seleccionó a trescientos espartanos para la Batalla de las Termópilas; es posible que muchos fueran antiguos miembros de krypteia. Lo más probable es que estos hombres que Leónidas seleccionó fueran los hippeis, un cuerpo de élite de trescientos hombres. Muy posiblemente los hippeis comenzaron como un destacamento del ejército espartano, pero más tarde formaron la primera línea de la falange cuando Espartano se enfrentó a problemas demográficos. Existe poca evidencia que vincule a los hippeis con la krypteia; sin embargo, parece lógico que la unidad espartana de élite de su tiempo reclutara a sus miembros de la élite en el sistema educativo. Dado que los hippeis habían avanzado en el entrenamiento a través de las tácticas de krypteia, tal vez actuaron de manera similar a una unidad de Fuerzas Especiales cuando era un destacamento del ejército espartano. Cleómenes también llamó al comandante de krypteia para una misión de reconocimiento. Con estos ejemplos es plausible formular una imagen de krypteia que complemente a los militares espartanos con sus conocimientos sobre tácticas de guerrilla, combates montañosos y las artes de la observación y el ocultamiento.

Conclusión

La naturaleza de la krypteia refleja en gran medida las raíces de su nombre. Los eruditos han debatido sobre la función que krypteia podría haber servido realmente en la sociedad espartana. La evidencia primaria es escasa, pero es suficiente para tener una idea de la institución. La descripción de krypteia abarca el ideal de la guerra montañosa en lugar de la forma de los hoplitas. Desde que los éforos declararon la guerra a los helots, la krypteia era una organización militar, no una fuerza policial. Por último, y lo más importante, los principios y métodos fundacionales de la kripteia coinciden perfectamente con el modelo de la guerra de guerrillas. Es plausible que el conocimiento adquirido por la krypteia sería utilizado de alguna manera por el ejército espartano en su conjunto. Los caminos de la krypteia siempre permanecerán secretos y ocultos a nuestros ojos modernos, pero con la mentalidad adecuada podemos descubrir nuevas ideas en la historia para iluminar nuestro camino.

Notas

  1. T. Rutherford Harley,» The Public School of Sparta, » Grecia & Roma 3, no. 9 (1934): 139.
  2. H. Marrou, «Spartan Education,» in A History of Education in Antiquity, trans. G. Lamb (Nueva York: Sheed & Ward Publishers, 1956), 23.
  3. Richard J. A. Talbert, «The Role of the Helots in the Class Struggle at Sparta,» Historia: Zeitschrift für Alte Geschichte 38, no. 1 (1989): 34.
  4. Preston H. Epps, «Fear in Spartan Character,» Classical Philology 28, no. 1 (1933): 22.
  5. Paul Cartledge, The Spartans: The World of the Warrior-Heroes of Ancient Greece, from Utopia to Crisis and Collapse (Nueva York: Vintage Books, 2003), 70.
  6. Nino Luraghi,» Helotic Slavery Reconsidered, » en Sparta: Beyond the Mirage (Oakville, CT: David Brown Book Co., 2002), 231.
  7. Victor Davis Hanson, Wars of the Ancient Greeks, ed. John Keegan (Nueva York: HarperCollins Publishers, 1999), 80.
  8. Platón, Leyes, trans. R. G. Bury, 1.633.
  9. Plutarco, Licurgo, trans. Richard J. A. Talbert, 28 años.
  10. Daniel C. Stevenson, The Internet Classics Archive, http://classics.mit.edu.
  11. Hanson, 72.
  12. Robert J. Bonner y Gertrude Smith, «Administration of Justice in Sparta,» Classical Philology 37, no. 2 (1942): 121. Plutarco cita claramente la Constitución perdida de los Lacedemonios de Aristóteles (F 538 Rose).
  13. El traductor, Bernadotte Perrin, utilizó la frase inglesa «secret service contingent» en lugar de referirse al nombre griego «krypteia». Refiérase a Plutarco, Cleómenes, trans. Richard J. A. Talbert, 28 para una traducción alternativa de esta selección.
  14. Plutarco, Cleómenes, trans. Bernadotte Perrin, 28 años. Para simplificar las cosas, se ha omitido la parte de la fuente que discute la traición de Damoteles a Cleómenes al aceptar un soborno de Antígono. No es importante, y potencialmente confuso, cuando se discute la naturaleza que Cleómenes trató de utilizar la krypteia en oposición a lo que realmente sucedió (Plut. Cleom. 28.3).
  15. Ibíd., 27.
  16. Tucídides, La guerra del Peloponeso, trans. Richard Crawley, 4.80.
  17. Paul Cartledge, «Rebels and Sambos in Classical Greece,» in Spartan Reflections (Berkeley, CA: University of California Press, 2001), 128-130.
  18. Hanson, 62.
  19. Paul Cartledge,» Hoplites and Heroes: Sparta’s Contribution to the Technique of Ancient Warfare, » The Journal of Hellenic Studies 97 (1977): 18.
  20. Cartledge, «Hoplites and Heroes,» 22-23. Hanson, 68-75.
  21. Bonner y Smith, 113.
  22. Ibíd., 121.
  23. Conceptos modernos como «la guerra contra las drogas «y» la guerra contra el terrorismo » no son estrictamente guerras y no deben confundir la diferencia entre la policía y el ejército. La guerra es un estado de conflicto abierto, generalmente declarado, entre estados (o en el caso de los helots, un grupo de personas), no sobre conceptos.
  24. Hanson, 80.
  25. Heródoto, Las historias, trans. Robin Waterfield, 9.10, 9.28-9.29.
  26. Michael A. Flower,» Simonides, Ephorus, and Herodotus on the Battle of Thermopylae, » The Classical Quarterly 48, no. 2 (1998): 373.
  27. Thomas J. Figueira, » Population Patterns in Late Arcaic and Classical Sparta,» Transactions of the American Philological Association 116 (1986): 180-181.

Bibliografía

Bonner, Robert J., and Gertrude Smith. «Administration of Justice in Sparta.»Classical Philology 37, no. 2. (1942): 113-129.

Cartledge, Paul. «Hoplites and Heroes: Sparta’s Contribution to the Technique of Ancient Warfare.»The Journal of Hellenic Studies 97 (1977): 11-27.

Cartledge, Paul. «Rebels and Sambos in Classical Greece: A Comparative View.»En Spartan Reflections. Berkeley, CA: University of California Press, 2001.

Cartledge, Paul. The Spartans: The World of the Warrior-Heroes of Ancient Greece, from Utopia to Crisis and Collapse (en inglés). Nueva York: Vintage Books, 2003.

Epps, Preston H. » Fear in Spartan Character.»Classical Philology 28, no. 1. (1933): 12-29.

Figueira, Thomas J. » Population Patterns in Late Arcaic and Classical Sparta.»Transactions of the American Philological Association 166 (1986): 165-213.

Flower, Michael A. » Simonides, Ephorus, and Herodotus on the Battle of Thermopylae.»The Classical Quarterly 48, no. 2. (1998): 365-379.

Hanson, Victor Davis. Guerras de los Antiguos Griegos. Editado por John Keegan. Nueva York: HarperCollins Publishers, 1999.

Harley, T. Rutherford. «The Public School of Sparta.»Greece & Rome 3, no. 9. (1934):129-139.

Heródoto. historia. Traducido por Robin Waterfield. Nueva York: Oxford University Press, 1998.

Luraghi, Nino. «Helotic Slavery Reconsidered.»In Sparta: Beyond the Mirage. Oakville, CT: David Brown Book Co., 2002.

Marrou, H. » Spartan Education.»In A History of Education in Antiquity, translated by G. Lamb. New York: Sheed & Ward Publishers, 1956.

Plato. Ley. Traducido por R. G. Bury. Biblioteca Digital Perseus, 2009.
http://www.perseus.tufts.edu/hopper/text?doc=Perseus%3atext%3a1999.01.0166.

Plutarco. Cleómenes. Traducido por Bernadotte Perrin. Biblioteca Digital Perseus, 2009.
http://www.perseus.tufts.edu/hopper/text?doc=Perseus%3atext%3a2008.01.0018.

Plutarco. Plutarco: Sobre Esparta. Traducido por Richard J. A. Talbert. Londres: Penguin Books, 2005.

Stevenson, Daniel C. The Internet Classics Archive. http://classics.mit.edu.

Talbert, Richard J. A. » The Role of the Helots in the Class Struggle at Sparta.»Historia: Zeitschrift für Alte Geschichte 38, no. 1( 1989): 22-40.

Tucídides. La Guerra del Peloponeso. Traducido por Richard Crawley. Biblioteca Perseus Digital
, 2009.
http://www.perseus.tufts.edu/hopper/text?doc=Perseus%3atext%3a1999.01.0200.

Publicado originalmente por the Grand Valley Journal of History 1: 2 (Abril de 2012, 1-10) bajo los términos de una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.