Amarengo

Articles and news

Santos Católicos Romanos

Agnes con un cordero cerca de sus pies. Santa Inés (Santa Inés) dibujo de diseño para vitral de Jamp;R Lamb Studios, tinta, tamaño de montura 10,5 x 14,5 pulg.
Archivo de Lamb Studios / Biblioteca del Congreso, Washington, D. C. (no de LAMB. 1265)

En el Catolicismo romano y ciertas otras tradiciones de fe cristiana, un santo es una persona santa que es conocida por su «santidad heroica» y que se cree que está en el cielo. En el siglo X, el Papa Juan XV formalizó un proceso para la identificación de santos. Antes de ese tiempo, los santos se establecían en gran medida por culto público. Hay más de 10,000 santos reconocidos por la Iglesia Católica Romana, aunque los nombres e historias de algunos de estos santos hombres y mujeres se han perdido en la historia.

Los santos de la iglesia son un grupo diverso de personas con historias variadas e interesantes. Sus filas incluyen mártires, reyes y reinas, misioneros, viudas, teólogos, padres, monjas y sacerdotes, y «personas de todos los días» que dedicaron sus vidas a la búsqueda amorosa de Dios. Las personas religiosas y no religiosas por igual han encontrado inspiración en sus vidas, particularmente en las historias de santos que se dedicaron al servicio de los pobres, los enfermos y los marginados, como Santa Madre Teresa y San Vicente de Paúl, entre otros. Muchos de los santos que fueron perseguidos por su fe, como San Esteban y Santa Perpetua, mostraron un notable perdón y sufrieron pacientemente a través de sus pruebas y torturas. Algunos son venerados por su sencillez y humildad, incluyendo a San Francisco de Asís y Santa Teresa de Lisieux. Varios, en particular Santo Tomás de Aquino y San Agustín, fueron escritores y pensadores que moldearon el pensamiento occidental durante siglos.

Los católicos veneran a los santos y los ven como ejemplos de vidas bien vividas en la fe. Muchos encuentran consuelo en el conocimiento de que las personas santas compartieron sus mismas luchas, pecados, dudas o dificultades y piden a santos específicos que oren por ellos. Algunos santos son patronos de ciertas ocupaciones o causas, y estos santos a menudo son invocados para ayudar a las personas en esas profesiones o situaciones. Por ejemplo, San Judas (Judas) es el santo patrón de causas imposibles o desesperadas, y muchos católicos le piden que ore en su nombre para la resolución de situaciones aparentemente imposibles en sus vidas. Además, muchos católicos toman o reciben el nombre de un santo para su confirmación. A menudo se considera que un santo de confirmación tiene un interés invertido en fomentar el crecimiento espiritual de un nuevo católico y generalmente se elige porque la historia de su vida resuena con el neófito. La mayoría de los santos tienen días festivos observados por la Iglesia Católica en los que sus vidas y contribuciones se celebran formalmente, y algunos tienen grandes seguidores de devotos e incluso órdenes religiosas en su honor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.