Amarengo

Articles and news

Blog

La gota es una forma común de artritis inflamatoria causada por la acumulación de ácido úrico en el cuerpo. Para muchos pacientes, el primer ataque generalmente ocurre en el dedo gordo del pie, sin embargo, la gota puede afectar otras articulaciones como el empeine, los tobillos, los talones, las rodillas, las muñecas, los dedos y los codos.

Los brotes de gota comienzan repentinamente y pueden durar días o semanas, seguidos de largos períodos de tiempo (semanas, meses o incluso años) sin síntomas.

Acumulación de ácido úrico

El cuerpo produce ácido úrico cuando descompone las purinas, que se encuentran en su cuerpo y en los alimentos que come. Cuando hay demasiado ácido úrico en el cuerpo (hiperuricemia), los cristales de ácido úrico se pueden acumular en las articulaciones, los fluidos y los tejidos del cuerpo. La hiperuricemia no siempre tiene síntomas ni causa gota, y sin síntomas, no necesita tratamiento.

Factores de riesgo de gota

  • Obesidad.
  • Tener ciertas condiciones de salud: insuficiencia cardíaca congestiva, hipertensión (presión arterial alta), resistencia a la insulina, síndrome metabólico, diabetes y función renal deficiente.
  • Usar ciertos medicamentos, como diuréticos (píldoras de agua).
  • Beber alcohol. El riesgo de gota es mayor a medida que aumenta la ingesta de alcohol.
  • Comer o beber alimentos y bebidas ricos en fructosa (un tipo de azúcar).
  • Tener una dieta rica en alimentos ricos en purinas, incluyendo carne roja, carne de órgano y algunos tipos de mariscos, como anchoas, sardinas, mejillones, vieiras, trucha y atún.

Plan de tratamiento médico

La gota se puede tratar y controlar de manera efectiva con tratamiento médico y cambios en el estilo de vida. Su proveedor de atención médica puede recomendar un plan de tratamiento médico para::

  • Controla el dolor de un brote. El tratamiento para los brotes consiste en medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) como ibuprofeno, esteroides y el medicamento antiinflamatorio colchicina.
  • Prevenir futuras llamaradas. Hacer cambios en su dieta y estilo de vida, como perder peso, limitar el alcohol y comer alimentos menos ricos en purinas, puede ayudar a prevenir ataques futuros. Cambiar o suspender los medicamentos asociados con la hiperuricemia (como los diuréticos) también puede ayudar.
  • Evite la formación de tofos y cálculos renales. Los niveles altos de ácido úrico pueden provocar cálculos renales y tofos, que son depósitos duros de ácido úrico debajo de la piel. Para las personas con brotes agudos recurrentes o gota crónica, su proveedor de atención médica puede recomendar terapia preventiva para reducir los niveles de ácido úrico en la sangre con medicamentos como alopurinol, febuxostat y pegloticasa.

Los cambios en el estilo de vida que pueden ayudar

La gota afecta muchos aspectos de la vida diaria, incluidas las actividades laborales y de ocio. Afortunadamente, hay muchas estrategias de autogestión de bajo costo que han demostrado mejorar la calidad de vida de las personas con gota.

  • Coma una dieta saludable. Evite los alimentos que puedan desencadenar un brote de gota, incluidos los alimentos ricos en purinas (como la carne roja, la carne de órgano y los mariscos) y limite el consumo de alcohol.
  • Haz actividad física. Los expertos recomiendan que los adultos realicen actividad física moderada durante 150 minutos a la semana. Caminar, nadar o andar en bicicleta 30 minutos al día durante 5 días a la semana. Estos 30 minutos se pueden dividir en tres sesiones separadas de diez minutos durante el día. La actividad física regular también puede reducir el riesgo de desarrollar otras enfermedades crónicas, como enfermedades cardíacas y diabetes.
  • Únase a una clase de educación para el autocontrol, que puede ayudarlo a aprender confianza y habilidades para manejar su gota.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.